Seleccionar página

Teambuilding y comunicación interna

Comunicación interna

​En la semana pasada realizamos nuestro evento anual de teambuilding en INCIS con la finalidad de compartir una jornada distendida en la que fomentar los lazos del equipo y compartir inquietudes y modos de trabajo. Somos conscientes de que solo se pueden ofrecer cambios a nuestros clientes teniendo la mejora constante como lema propio, así que os contamos los beneficios, tipos de actividades y cómo organizar un teambuilding:

¿Cuáles son los beneficios?

Un equipo unido y en sintonía siempre será más productivo y mejor prescriptor de la compañía a la que representa que uno que trabaja en departamentos estancos. Una jornada fuera del ámbito laboral habitual ayuda a desactivar rutinas y potencia el pensamiento lateral. Si quieres un equipo inspirado, motivado y que colabore codo con codo, no lo dudes: el teambuilding es el motor.

 

¿Qué tipo de actividades fomentan el teambuilding?

Todo lo que suponga salir de la rutina ya se sitúa como un punto de inflexión, pero apostamos por prácticas lúdicas y creativas que motiven la puesta en común. Si puede implicar algo de actividad física y descubrir facetas ocultas, mejor que mejor. Aquí algunas propuestas que surgieron en nuestro think tank para elegir la jornada de teambuilding de este año:

  • Escapismo: para resolver problemas colaborando.
  • Humor amarillo: superar pruebas al tiempo que nos echamos unas risas.
  • Senderismo y turismo gastronómico: activar el cuerpo significa activar el cerebro, y ya se sabe que ante una buena comida todo fluye mejor.
  • Design thinking y coaching creativo: una manera de romper esquemas mediante actividades guiadas que reactiven nuestro lado más innovador.
  • Jornada de conocimiento del entorno: propón a un miembro del equipo que presente su lugar de origen y que organice una actividad de convivencia. ¡Implicar es la clave!

 

¿Cómo organizo una jornada de teambuilding?

Primero, recopila ideas a través del equipo, fijando con periodicidad regulada la jornada de teambuilging (anual, trimestral, mensual…). Como te sugeríamos, la implicación será la clave de que la iniciativa se acoja de la mejor manera. Un documento en la nube será nuestra recomendación para plasmar esas iniciativas.

A continuación, tras elegir la opción más conveniente, se deben programar alternativas en caso de condicionantes meteorológicos adversos y ajustar muy bien los tiempos, considerando horquillas amplias de tiempo en caso de organizar varias actividades. Permite momentos de descanso y lugares de esparcimiento que inciten la interacción.

Una vez se tenga el programa diseñado y cerrado, se comunica a las personas participantes por el canal que resulte habitual dentro de la organización (intranet, correo electrónico, grupo de whatsapp…) y se pide confirmación para reservar la cita.

Por último, y no menos importante, ¡disfrutar de la jornada! Y por supuesto, al día siguiente analizar desde el equipo las mejoras detectadas… y pensar en qué consistirá la siguiente jornada de teambuilding.